Conducción con pasajero

    Nuestro acompañante cambia el equilibrio dinámico de nuestra moto, por lo que es necesario saber adaptarnos.

   Para comenzar diré que hay dos formas de conducir una moto, cuando vamos solos y otra diferente cuando llevamos acompañante. Hay conductores que prefieren conducir solos y otros sin embargo prefieren hacerlo con acompañante, en éste segundo caso suele ser porque preferimos llevar a nuestro acompañante al lugar de destino o simplemente por disfrutar de su compañía. Por lo que el conductor debe tener presente esos cambios, tener precauciones y tomar medidas para compensar esta diferencia de comportamiento.

Conducción con pasajero
Conducción con pasajero

    Una vez que moto, conductor y acompañante se adaptan, todos disfrutarán en compañía. Pero si el acompañante no ha subido en moto hay que indicarle varias cosas para que pueda disfrutar del viaje, como puede ser:

   Explicarle que debe ir sentado con las rodillas apretando el chasis, claro está sin hacer fuerza pues debe ir cómodo.

    Mantener siempre los pies sobre los apoya pies.

   Las manos deben ir en los asideros de la motocicleta y no en el cuerpo del conductor, ya que limitan la capacidad de maniobrar.

   Además, en las curvas el acompañante debe seguir con su cuerpo al conductor, de manera que realice la misma inclinación o al menos no cambiar de posición durante una tumbada.

   Dados estos consejos a modo de resumen comenzaré hablando más de cada uno de ellos.

   Como conductor antes de ponernos en marcha debemos saber si nuestro acompañante tiene experiencia viajando en la parte de atrás, si es así, es tan sencillo como subirnos y arrancar, pero si es alguien nuevo para nosotros o sin experiencia, le debemos dar algunas indicaciones y ponernos de acuerdo en algunos aspectos.

   Subirse: Lo primero es indicarle que siempre se tiene que subir o bajar por el lado izquierdo de la moto. Si se trata de una moto pequeña o baja y el acompañante es alto, una vez que el conductor ya está sentado, sujetando el manillar y los pies en el suelo, puede pasar el pie derecho sobre la moto y sentarse.

   Pero lo normal si la moto es de mediano tamaño o grande es que una vez sentado el conductor, sujetando el manillar y con los dos pies bien apoyados en el suelo para prevenir desequilibrios, el acompañante pondrá el pie izquierdo sobre el reposapiés izquierdo y tras agarrarse al hombro del conductor, pasará el pie derecho sobre la moto, lo situará en el reposapiés de la derecha y se sentará.

   Si vamos a llevar a un niño sin experiencia, lo mejor es sentarlo en el asiento trasero con la moto en la pata cabra y despacio subirnos nosotros estando ya él.

   Distancia entre pasajero y conductor: El acompañante debe dejar una distancia mínima para no ir golpeando al casco del conductor con el suyo. Si se separa mucho no sientes donde está y el centro de gravedad se retrasa, yendo peor la moto. Por lo que mientras no te moleste mucho, cuanto más adelantado se siente el acompañante mejor.

   ¿Dónde se agarra el acompañante? Esta será una de las preguntas que se hará el pasajero sin experiencia.

   La mejor opción como he indicado es que se sujete a los asideros de la moto, pero no todas tienen.

   Otra opción es sujetarse al conductor por su cintura, pero sin apoyarse en los hombros para no moverle los brazos e interferir en la conducción.

   En caso de no querer contacto físico con el conductor simplemente puede poner las manos sobre las rodillas que no es lo ideal porque una aceleración o frenada brusca lo pueden desestabilizar. En este caso se pueden usar las piernas haciendo presión sobre la moto en los momentos en que sea necesario.

   Si el conductor es experimentado, al llevar las manos del acompañante sobre él podrá notar sus sensaciones y movimientos, para prever sustos.

   Comunicación: Si el pasajero comienza a gritarnos desde la parte de atrás y no le entendemos por la velocidad y el viento, puede asustarnos o desconcentremos. Conviene antes de arrancar establecer un código de comunicación como por ejemplo un golpecito que indique cuidado o que se reduzca la velocidad para poder hablar.

   Bajarse: Como al subirse pero a la inversa y recordando que se realiza por el lado izquierdo. El conductor debe tener presente sujetar bien la moto, apoyando ambos pies en el suelo y así evitar irnos al suelo.

   Al igual que he dado unas consideraciones para el acompañante también daré otras para el conductor, pues debe tener en cuenta que cambia el comportamiento de la moto.

   Mayor peso atrás: El pasajero implica que el reparto de pesos cambia y la rueda trasera soporta más peso (máxime si llevamos equipaje), por lo que al igual que en los coches cambia la presión correcta que debe de llevar y si vamos a realizar un viaje debemos aumentar la presión para prevenir comportamientos extraños en curvas.

   Hay motocicletas que permiten regular la suspensión trasera para conducción con pasajero, si tu modelo dispone de ello acciónalo.

   Por el mayor peso atrás, las luces pueden quedar apuntando hacia arriba por lo que se deben ajustar para que siga alumbrando donde debe, nosotros veremos y de paso no deslumbraremos a los demás.

   Cambio del comportamiento dinámico:

  Al cambiar el reparto de pesos, se modifica el centro de gravedad y con ello el comportamiento al que estamos acostumbrados en nuestra moto, por lo que debemos ser conscientes de que circulamos con un pasajero.

   Al tener mayor peso en la rueda trasera el freno trasero será más efectivo y tardará más en bloquear la rueda y perder tracción por el mayor agarre, por esta razón lo podemos usar con más fuerza para tener una frenada equilibrada. Igualmente se modifica el comportamiento en las curvas, la moto será más “perezosa” por lo que debemos comenzar la trazada y actuar con mayor anticipación que circulando solos.

   La distancia al suelo se reduce, es más fácil rozar las estriberas sobre el asfalto en las curvas o que golpeemos la parte baja de la moto al pasar sobre algún bache o bordillo.

   La recomendación principal es manejar con tranquilidad y suavidad, trazando las curvas con mayor finura, acelerando y frenando sin brusquedades, también por consideración con nuestro acompañante para que no termine yéndose hacia atrás y chocándose con nosotros continuamente, además estamos en la obligación de hacerle el viaje lo más placentero posible para que disfrute de la experiencia y no se convierta en un suplicio.

   El pasajero ideal es aquel que casi no se siente y forma un solo conjunto con el conductor, conservando siempre su misma línea tanto en recta como en las inclinaciones en las curvas. Los pasajeros sin experiencia tienden a contrarrestar instintivamente la inclinación de la moto en las curvas desplazando el cuerpo hacia el otro lado con resultados nefastos para nosotros que sentiremos como se mueve de manera extraña la moto y es más difícil llevarla por donde queremos.

   Para terminar, tener en cuenta que el pasajero debe estar tan bien equipado como nosotros porque en caso de algún percance estará igualmente expuesto, por lo tanto debe llevar casco y en carretera es imprescindible la chaqueta y los guantes. También debes tener en cuenta que el pasajero se cansa antes por lo que las paradas deben ser más frecuentes.

   Por supuesto cuando hablo de acompañante en todo momento lo hago en singular pues solo está permitido llevar a un pasajero, en todo caso detrás del conductor y tener en cuenta lo que nos indica el artículo 12 del Reglamento General de Conductores, para transportar niños.

ARTÍCULO 12. Normas relativas a ciclos, ciclomotores y motocicletas

1. Los ciclos que, por construcción, no puedan ser ocupados por más de una persona podrán transportar, no obstante, cuando el conductor sea mayor de edad, un menor de hasta siete años en asiento adicional que habrá de ser homologado.

2. En los ciclomotores y en las motocicletas, además del conductor y, en su caso, del ocupante del sidecar de éstas, puede viajar, siempre que así conste en su licencia o permiso de circulación, un pasajero con tal de que sea mayor de 12 años, utilice casco de protección y se cumplan las siguientes condiciones:

2.1. Que vaya a horcajadas y con los pies apoyados en los reposapiés laterales.

2.2. Que utilice el asiento correspondiente detrás del conductor.

2.3. En ningún caso podrá situarse el pasajero en lugar intermedio entre la persona que conduce y el manillar de dirección del ciclomotor o motocicleta.

3. Excepcionalmente los mayores de siete años podrán circular en motocicletas o ciclomotores conducidos por su padre, madre o tutor o por personas mayores de edad por ellos autorizadas, siempre que utilicen casco homologado y se cumplan las prescripciones del apartado anterior de este artículo (artículo 11.4, del texto articulado).

   Creo que tratar el tema de que el niño debe llevar un casco homologado de la talla correspondiente guantes y chaqueta está de más. Es algo básico. Sin embargo, debemos recordar que el niño, en cualquier condición, debe llegar con los dos pies a los estribos laterales.

Sillita para Scooter
Sillita para Scooter

    La marca GIVI dispone de un asiento especial para niños. Este accesorio sujeta perfectamente al niño en los laterales y en la parte trasera, impidiendo que se desplace. No lleva cinturón ya que en caso de caída es más seguro que el pasajero salga despedido.

   Además y para evitar que el niño no llegue a los estribos, incorpora dos cintas regulables que hacen la función de estos, permitiendo que sus pies vayan en todo momento correctamente colocados.

   La denominación del accesorio es GIVI S650 y se comercializa a un precio aproximado de 150 euros. Únicamente se puede utilizar en scooters y se ancla fácilmente al asiento gracias a los acoples que incorpora.

   Desde mi punto de vista, a veces es una temeridad llevar pasajeros de corta edad. Alguna vez he visto motocicletas deportivas con niños pequeños sobre el depósito de gasolina o detrás sujetándose como buenamente pueden. Pudiendo ir al suelo en alguna curva o simplemente en un acelerón.

   Saludos y ráfagas.

Deja un comentario