Conducir en curvas

     Técnicas y consejos para tomar las curvas de manera segura y con el suficiente margen de seguridad.

Orientación de la mirada en curva
Orientación de la mirada en curva

Una moto se conduce con la mirada y al tomar una curva siempre se debe tener la vista un paso adelante, anticipando cada paso dentro de ella.

Uno de los mayores placeres de montar en moto es salir a una carretera virada en un día soleado y disfrutar las curvas cogiendo nuestro propio ritmo y enlazando una tras otra en un baile continuo y conseguir una gran satisfacción. Para ello debemos utilizar las técnicas correctas para evitar perder el control dentro de la curva o como decimos coloquialmente “que nos coma la curva” y terminemos arrastrándonos por fuera de ella o invadiendo el carril contrario lo que puede ser mortal, y tristemente lo ha sido para muchos, si viene un vehículo en sentido contrario. En muchas zonas de la provincia de Badajoz, se pueden ver cruces con flores, ellas nos indican puntos donde hubo un accidente mortal, siendo en muchos casos de motoristas, llegando a haber varias en una misma curva, como en el Valle de Matamoros o las conocidas curvas de la carretera de Cheles, muy frecuentadas por moteros los fines de semana.

La técnica

En realidad la teoría es sencilla, pero hay que practicarla bastante para realizarla de modo instintivo y por reflejo. Esta técnica se divide en frenar, trazar, paso por la curva y salida. Antes de explicar cada una de las fases debemos decir que lo más importante de todo es la mirada; una moto se conduce con la mirada porque ésta tiende a ir hacia el sitio que estemos mirando, por esto es muy importante que tengamos nuestra vista fija en el próximo paso para ir preparándolo y anticipar cualquier eventualidad. Cuando frenemos, nuestra mirada debe estar buscando el mejor sitio para la trazada, luego debe ir monitoreando el paso por la curva, buscando la salida y el mejor sitio para acelerar nuevamente. Si te fijas en fotografías de pilotos te darás cuenta que su mirada siempre va un paso adelante.

      Ahora si un poco de teoría:

Curva tomada de forma erronea
Curva tomada de forma erronea

     Frenar:

    Cuando todavía estemos en línea recta debemos colocar la moto en el lado exterior de la curva; si es a la izquierda cerca del arcén o cuneta, pero no demasiado porque puede haber suciedad, bicicletas o peatones, si es a la derecha cerca del centro de la carretera pero tampoco demasiado para no estar muy cerca de los vehículos que vienen en sentido contrario. La razón es que de esta manera es más fácil seguir el radio de la curva a medida que transitemos por ella. En cambio si la tomamos por el lado interior la moto tenderá a describir un radio más amplio que el de la curva, sacándonos fuera del carril.

    Una vez colocada la moto comenzamos la frenada. Si vamos a un ritmo tranquilo podemos ayudarnos del freno motor (¿recuerdas el artículo pasado sobre técnicas de frenado?) reduciendo una o dos marchas y acompañando con los frenos de una manera suave y dosificada. La reducción de marchas también ayuda para que no entremos con la moto muy “suelta” a la curva, así la podemos controlar mejor y tener el motor listo para acelerar a la salida. Si vas a mayor ritmo, aparte del freno motor (con cuidado si vas muy alto de revoluciones), debes accionar con fuerza los frenos al principio para reducir la velocidad y suave al final para afinar la entrada a la curva. Debes tener muy presente que el frenado, hasta el punto que necesitemos para afrontar la curva, debe hacerse antes de inclinar la moto porque si intentas inclinar con los frenos todavía accionados verás que la moto se resiste a inclinarse y tiende a seguir recta, lo que te puede incomodar.

     Tumbar:

      La tumbada fuerte o suave, depende en gran medida de la velocidad que hayamos elegido para afrontar la curva, lo que a su vez está en función de la moto que estemos conduciendo, las condiciones del asfalto, del clima, del tipo de neumático (con mayor o menor adherencia), del conocimiento que tengamos de la carretera y por supuesto de nuestra habilidad y experiencia. De todas maneras, cualquiera que sea la situación, lo más importante es haber elegido previamente con la mirada el punto donde comenzar la inclinación, ni muy pronto ni muy tarde, de acuerdo con la geometría de la curva, para garantizar una buena trayectoria en el paso por la misma.

Curva bien trazada
Curva bien trazada

         

Paso por la curva:

En alguna ocasión te habrás fijado en la forma de tomar las curvas en las carreras de F1 o motociclismo, los pilotos cortan las curvas buscando la mejor trayectoria. Algo parecido podemos hacer con nuestra moto en el espacio que nos permite nuestro carril. Recuerda que veníamos por el lado exterior describiendo la curva con la mirada hacia adelante. En el momento que veamos la salida de la curva (sobre todo en las curvas ciegas) y que todo está despejado y sin peligros potenciales a la vista, podemos “cortar” la curva (ojo, sin salirnos de nuestro carril) yéndonos gradualmente hacia el interior de la misma. De esta manera logramos una trayectoria más limpia, una mayor velocidad de paso y colocar mejor la moto para la salida. Otra de las ventajas de tomar la curva por fuera y cortarla de la manera descrita, es que, si estas en plena curva y te encuentras con un obstáculo, ves que la trayectoria se cierra repentinamente, o viene un vehículo en sentido contrario invadiendo nuestro carril, podemos tumbar más la moto, porque tenemos margen para ello, y salvar la situación. Recuerda que ya la mirada está buscando la salida y el punto donde podemos acelerar nuevamente.

 

Salida:

Cuando lleguemos al punto escogido aceleramos de manera gradual, esto más el movimiento de nuestro cuerpo harán que la moto se levanté, dirigiéndonos fuera de la curva. En este momento la mirada ya estará buscando la próxima curva y calculando la manera de cómo afrontarla. Si la carretera es muy sinuosa y las curvas son seguidas, la misma trayectoria que seguimos a la salida nos ayudará a colocar la moto nuevamente en el exterior del carril y repetir todo el proceso nuevamente.

Por último hay que anotar que debemos tener mayores precauciones en las curvas en bajada porque son más difíciles, por el efecto de la gravedad que causa inercias extras. En las curvas en subida generalmente podemos disfrutar más. También hay que decir que las más complicadas son las curvas en U porque la trayectoria al interior de la misma es más larga y requiere más cuidado y tacto.

Es bueno practicar estas técnicas, así te notaras con más confianza para afrontar las curvas y te ayudarán a disfrutar más de la carretera y de las curvas, que repito, es uno de los mayores placeres que tiene la moto.

 

Ocho consejos para coger bien las curvas.

Como todo no van a ser técnicas aquí os dejo unos consejos.

  1. Observar la posición del pie sobre la estribera o reposapiés, ten en cuenta que al tumbar la moto, la distancia hasta el suelo se reduce, si tumbas mucho y el pie no va bien colocado puedes notar como roza por la calzada.
  2. Adopta la posición para pasar por la curva antes de tumbar la moto, si cambias de posición del cuerpo durante la tumbada puedes desestabilizar la moto y llevarte un susto, además si llevas pasajero acuérdate de indicarle que procure no moverse mucho durante las curvas, colocarse la ropa, ponerse las gafas…
  3. Presionar sobre la estribera exterior, una vez que te has colocado para tomar la curva la moto comenzará a dirigirse hacia donde tienes la mirada, puedes evitarlo ejerciendo algo de fuerza sobre la estribera exterior, notarás como la moto cambia ligeramente su trayectoria, pero recuerda no pasar así por toda la curva, si luego relajas la presión tanto tú como la moto pasaréis más cómodos por la curva.
  4. Busca un punto de referencia en la curva, tras colocar el cuerpo escoge un punto de referencia para entrar en la curva. Si te encuentras en algún curso de conducción seguro que tienes marcas o conos para indicarte la trayectoria. En carretera puedes fijarte en cualquier cosa que te llame la atención, una señal, una roca, un árbol… Pero sobre todo debes tener en cuenta que en eso que te has fijado es solo para notar tu posición sobre el asfalto, una vez que comienzas a tumbar deja de mirarlo, o de lo contrario irás directo hacia ese punto.
  5. Mira a través de la curva, una vez que has escogido el punto de inclinación debes intentar mirar tan lejos en la curva como puedas, para encontrar el punto de salida. En caso de no ver el final de la curva, mira lo más lejos de ella como puedas, ten en cuenta que la moto irá donde miras.
  6. Una vez que dejas de presionar sobre la estribera exterior puedes añadir algo de presión sobre la estribera interior, hasta que alcances el ángulo de inclinación deseado en la moto.
  7. Ya ves el final de la curva, es el momento de “abrir gas”, aquí depende del ángulo de inclinación que lleves, si te encuentras muy tumbado hay que abrir gas suavemente para ir aumentando, de otro modo la rueda trasera puede perder tracción y podemos ir al suelo, o como se dice coloquialmente “salir por orejas” o técnicamente el “high side”. Si el ángulo de inclinación es prácticamente nulo puedes abrir gas a tope sin problemas.
  8. Has acelerado y es el momento de ir colocando recta la moto, en lugar de moverte y colocarte recto presiona sobre el estribo exterior y la moto sola se irá poniendo recta, una vez allí ya puedes coger de nuevo la postura normal del cuerpo. No debes tener prisa por colocar el cuerpo de forma neutra ya que si tratas de cambiar la postura a la salida de la curva, aún te encuentras tumbando y vas acelerando puedes encontrarse que se mueva la suspensión y la moto se desequilibre, pudiendo tener un buen susto.

Para los más avanzados indicaré que a la hora de ir tumbados puedes usar el brazo interior para ejercer presión hacia fuera o tirando hacia ti del semimanillar (técnica del contramanillar). Presionando sólo con el brazo interior el semimanillar te permite que la moto cambie su trayectoria pero mantiene una línea estable. Si por el contrario usas los dos brazos, la línea de entrada a la curva se verá modificada y con tendencia a salir demasiado abierto, provocando un sobreesfuerzo sobre los semimanillares para mantener el mismo radio de la curva. Es muy importante que el brazo exterior a pesar de sujetar el semimanillar esté relajado y preparado para una posible emergencia.

En una moto deportiva es mejor descansar el brazo en el tanque de gasolina para ahorrar energías y asegurarte de que no está inclinando más la moto. En una moto turismo, el codo debería estar mirando hacia abajo y el brazo exterior debería estar relajado.

Aviso importante: Si nunca has utilizado ésta técnica de conducción ten en cuenta que la moto tenderá a inclinarse mucho más rápido y puedes tener problemas yéndote demasiado pronto hacia el interior de la curva. Por lo que es aconsejable practicar a una velocidad lenta o en espacios abiertos sin obstáculos.

Saludos y ráfagas.

Deja un comentario