Conducción nocturna en moto

   Al llegar la noche se debe extremar la atención, teniendo en cuenta que lo más importante es tener visibilidad y ser vistos.

   En la conducción con motocicleta hay que tener en cuenta si vamos a circular de día o de noche, o incluso si la conducción se puede alargar de modo que nos coja la noche.

Conducción nocturna en moto    Una de las primeras cosas que debes de tener en cuenta es si el casco o gafas llevan una pantalla transparente o de color, las de color son más chulas y durante el día te protegen de los deslumbramientos por el sol, pero llegada la noche en zonas iluminadas perderás mucha visión, llegando a no ver prácticamente nada en zonas sin iluminar. No pudiendo circular con la pantalla levantada porque el aire frío no te permitirá abrir los ojos y los mosquitos se encargarán de cerrártelos si conseguiste abrirlos, teniendo que aprovechar la circulación de otro vehículo en tu mismo sentido para poder guiarte, simplemente dejando una distancia de seguridad y seguir sus luces de posición, lo cual no es muy buena opción. A mí los cascos que más me gustan son los de tipo modular, que te permiten abrir la mentonera para tener más aire cuando circulas a baja velocidad y llevan dos pantallas una transparente y otra de color, pudiendo accionar la de color a modo de gafas de sol.

   También debes tener en cuenta que al anochecer cae la temperatura, por lo que si tienes pensado que te pueda coger la noche debes ir cargado con algo de abrigo, de ese modo evitarás los tiritones, que la verdad llegan a ser muy molestos. Ten en cuenta que en la moto notarás mucho el viento y a poco que caiga la temperatura lo notarás mucho. Además si es invierno te puedes encontrar con placas de hielo que si son peligrosas para cualquier vehículo para una moto mucho más, pues solo llevamos dos puntos de apoyo, si tu moto lleva ordenador de abordo que te indique la temperatura y la posibilidad de encontrarte placas de hielo, préstale atención y ten en cuenta, que con malas condiciones climatológicas como lluvia o niebla, verás mermado más aún el campo de visión, en éste apartado quiero hacer mención especial a la “centellada”.

   La primera vez que fui a la famosa concentración motera de Pingüinos en Valladolid, se me hizo de noche, primero me llegó la niebla y en cuanto se adentró la noche la niebla se congeló por la bajada de temperatura, eso es la centellada. Puedes ver millones de pequeñas estrellitas que se te acercan, la verdad es que es precioso, pero si no llevas algún anticongelante rociado sobre la pantalla del casco, como fue mi caso, la pantalla se congela teniendo que levantarla porque no ves nada, pero a pesar de que circules muy despacio son como pequeñas agujas que se van pinchando sobre los ojos, por lo que se van congelando. Al final tuve una herida en cada rabillo del ojo por congelación. Muy divertido, por lo que te aconsejo poner algún producto antivaho sobre la pantalla para conducir de noche y anticongelante si circulas por zonas de mucho frío.

   Por la noche al tener que ir prestando más atención a la conducción nos cansamos más, además que llevamos el cansancio acumulado de todo el día, por lo que hay que realizar paradas más asiduamente, así aprovechamos y tomamos un café o hablamos con nuestros acompañantes.

  Pero uno de los aspectos más importantes de la conducción nocturna es como dije al principio nuestra visibilidad y ser vistos.

  Nuestra visibilidad:

   Si vamos a conducir de noche debemos comprobar el estado del alumbrado de nuestra motocicleta.

   Ten en cuenta que debes acondicionar la velocidad a tu campo de visión y sobre todo extremar las precauciones. Te puedes encontrar un bache, un animal o cualquier otro obstáculo que no puedas percibir y cuando lo hagas, te puede suceder que no tengas espacio suficiente para reaccionar.

   Durante el día a pesar de que vayas pendiente de tu carril, de modo inconsciente irás percibiendo un montón de información de todo lo que te rodea, cosa que por la noche sobre todo en zonas no iluminadas no podrás percibir y en zonas de curvas sobre todo si te ves obligado a circular con alumbrado de cruce puedes ver muy reducido el campo de visión, dado que al tumbar la motocicleta la zona iluminada se reduce considerablemente sobre todo en curvas hacia la izquierda.

   Ser vistos:

   Está claro que por delante enseguida veremos que llevamos el alumbrado de cruce, o de largo alcance cuando sea posible, pero hay que fijarse si disponemos de alumbrado en la parte trasera, dado que será lo que permita a otros vehículos vernos delante de ellos. También es muy importante el alumbrado de la placa de matrícula, dado que a pesar de su baja intensidad es lo suficiente para que se refleje la placa de matrícula y nos haga mucho más visibles.

   Si sueles conducir de noche no te vendrá nada mal poner alguna pegatina reflectante que permita visualizarte, además comienza por comprobar que el catadióptrico de tu moto se encuentra en buen estado.

   Cada vez es más asiduo que las prendas moteras lleven algo reflectante, lo que es muy importante porque permitirá que nos vean. Es muy común en un accidente en el que está implicada una motocicleta y otro tipo de vehículo que se haya producido porque no vieron al motorista, pasa de día con que más aún durante la noche, en la que el alumbrado de una moto puede confundirse con el de un turismo que se encuentre a gran distancia.

   Un consejo, si puedes evitar circular de noche mejor y ten en cuenta que una noche de hotel siempre te saldrá más barata que cualquier accidente.

   Saludos y ráfagas.

Deja un comentario